27.5 C
Monterrey
spot_img
InicioOpiniónRodarán más “cabezas de vaca”

Rodarán más “cabezas de vaca”

- Advertisement -spot_imgspot_img

La consigna es clara y directa: acabar con todo lo que huela a PAN. Bajo esa premisa, el Gobierno Federal de Andrés Manuel López Obrador abrió fuego en la temporada electoral para hacer lo mismo que hicieron con “El Peje” cuando era dirigente del PRD. En el sexenio gobernado por Felipe Calderón y en el siguiente del famoso “Pacto por México”, de Peña Nieto; PRI, PAN y PRD, pactaron con el Gobierno Federal y a López Obrador no le quedó más remedio que salirse del único partido de izquierda reconocido hasta ese momento, para fundar Morena. En esos años hicieron hasta lo imposible por eliminarlo, a él y a su movimiento nacional, pero no lo lograron. Ahora con todo el poder a su favor, López Obrador echa mano de sus recursos y se encuentra en el inicio de la embestida en contra del PAN. Su consigna sin duda es borrarlos de la faz de la arena política nacional para seguir manteniendo la hegemonía de la llamada Cuarta Transformación.

La novela del momento se llama encarcelar al gobernador panista de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. Al margen de las denuncias por delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal, el Gobierno Lopezobradorista busca quitar del camino a actores políticos que han sido incómodos en estos casi tres años de su administración. Cabeza de Vaca ha manejado tras bambalinas que irá por la Presidencia de la República; sin embargo, las acusaciones contra él y casi toda su familia van para largo y sin duda lo descarrilarán.

Por otro lado, el golpe al panismo nacional, cada vez más disminuido y con una dirección errática de Marko Cortés, será casi mortal en su ansiado anhelo de arrebatarle a Morena la mayoría en la Cámara de Diputados.

El pronóstico, sin duda, que damos es que el caso de Cabeza de Vaca no será el único, ni el último, de la embestida del Gobierno de López Obrador contra el PAN. De los otros partidos ni hablamos, porque parecen transitar entre una pesadilla y la noche de los muertos vivientes: zombis pues.

 

DOS SEMANAS SIN EL BRONCO Y LO QUE SIGUE

Tenemos dos semanas sin saber sobre el gobernador Jaime Rodríguez Calderón. ¿Se desapareció? ¿Se escondió? ¿Huyó? Quién sabe, pero en columnas y sitios de internet se habla de que está muy ocupado en dos temas: las elecciones y la terminación de su gobierno.

Hasta hace dos días volvió a reaparecer ante los medios de comunicación obligado por la reunión en Nuevo León, de la llamada Alianza Federalista de Gobernadores.

Para nadie es un secreto que el Bronco pactó con el PAN en ciertos objetivos para las elecciones, pero hizo lo mismo con otro sector de Morena, específicamente con su buen amigo Abel Guerra, esposo de la candidata morenista, Clara Luz Flores Carrales (ojo: no pactó con López Obrador).

Para el Bronco es claro su objetivo de que el PRI no llegue al Palacio de Gobierno, sería regresarle las llaves a su enemigo Rodrigo Medina. Su intención es tener salvoconducto para cuando termine su administración y quedar impune en todas las tropelías que se cometieron –y se siguen cometiendo- en su administración.

Aquí lo que se ve para las próximas semanas es una lucha sui generis en donde las ideologías partidistas pasaron a segundo o tercer plano. Aquí lo importante es llegar al poder sin importar si en el camino te juntas con Dios y con el Diablo.

El Bronco se está jugando el pellejo en estas elecciones. Sabe que no puede quedar mal con el Presidente, pero tampoco le puede quedar mal al PAN en algunos espacios que pactó, sabemos que hasta le prestó a su estratega de redes sociales a uno de los candidatos a gobernador. Se juega mucho y el margen de maniobra es poco.

¿Procesado o con salvoconducto? ¿Ustedes cómo lo prefieren?

 

COMO LO ANTICIPAMOS HACE DOS SEMANAS: López Obrador les quitó a los gobernadores de la Alianza Federalista la bandera de la vacunación contra el Covid-19 y los dejó como meros espectadores. No podrán comprar vacunas hasta el próximo año y muchos de ellos ya ni siquiera serán gobernadores. Si bien la campaña de vacunación se caracteriza por mal organizada, no quiere decir que se les dará el control al Estado. Si bien el Bronco se aventó la bravuconada de que tomarían la batuta de todo, la realidad es que no podrán intervenir ni menos quitar a los “Servidores de la Nación” en el proceso de vacunación.

No hay que olvidar que, en tiempos electorales, donde manda capitán…

- Publicidad -spot_img

Síguenos en nuestras redes:

8,231FansMe gusta
17,200SeguidoresSeguir
343SeguidoresSeguir

No te Pierdas:

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí