25.3 C
Monterrey
spot_img
InicioLocalPresa La Boca también corre riesgo de secarse   

Presa La Boca también corre riesgo de secarse   

- Publicidad -

Nuevo León atraviesa por un momento crítico al bajar los niveles de agua de las presas.

Poco a poco el agua en Nuevo León se ha agotado, y es que después de 60 años de su construcción la Presa Rodrigo Gómez mejor conocida como “La Boca” está perdiendo el vital líquido.

Según registros oficiales de Sistema Nacional de Información del Agua (SINA), organismo de la Comisión Nacional de Agua (CONAGUA), el embalse se encuentra a un 32% de su capacidad.

Mediante un recorrido realizado por Distrito Regio se captó la crisis del agua en Nuevo León y es que el nivel del líquido es tan bajo que se alcanza a observar la cortina de la presa.

»Está bien seca, ha bajado mucho, bastante, quien sabe que tanto ha bajado (pero) ya en unos días más podremos ir a la cortina a pie», expresó Agustina Pérez, trabajadora del lugar.

Sequía, un tema nada nuevo

Sin lugar a dudas el contar con el vital líquido es indispensable para el ser humano, sin embargo, desde mediados del año pasado se han reportado números alarmantes en las tres presas del estado.

Actualmente, la presa José López Portillo, mejor conocida como Cerro Prieto, ubicada en el municipio de Linares, registra 10% de su capacidad. Mientras que la presa El Cuchillo, en el municipio de China, cuenta con 55%.

Y aunque los números de la Cerro Prieto y El Cuchillo son muy similares desde el mes de julio del 2021, La Boca ha caído considerablemente, ya que finales del 2021, contaba con un llenado del 35% y bajó un 3% en los primeros días del presente año.

»Tiene unos dos, tres meses que está bajando muy rápido, ha bajado, pero últimamente está bajando muy rápido.

»(La solución sería) que llueva, normalmente todos los años llueve y se llena, pero este año no llovió, vamos a ver qué pasa en marzo, mayo que llueva otra vez (…) si está muy baja, yo tengo aquí 20, 30 años y nunca la había visto así», manifestó de manera anónima un comerciante.

Tal parece que esta situación del agua en Nuevo León seguirá, pues la temporada de lluvias que es se ubica entre en los meses de agosto y septiembre aún está muy lejos.

A pesar de que la situación es preocupante, el gobernador, Samuel García enfatizó que en Nuevo León no hay crisis por el agua, pero sí existe una alerta al respecto.

»El defecto de agua hoy nos tiene, no voy a decir en una crisis, pero si en una alerta, el año pasado llovió un 50% por debajo del promedio histórico y eso por obvias razones tiene a nuestras tres presas pues por debajo de la mitad de su capacidad».

 

- Publicidad -spot_img

Síguenos en nuestras redes:

10,162FansMe gusta
17,415SeguidoresSeguir
1,039SeguidoresSeguir

No te Pierdas:

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí